Nightcrawler

Anoche vi Nightcrawler.

Es una buena película, aunque no crea que sea una gran película. Es impactante y seguro que a una generación de veinteañeros impresionables les dejará justificada huella… pero tiene demasiadas concesiones a la simplicidad y a la hipérbole, como para llegar a más. En su favor, estoy seguro de que no intenta ser nada más de lo que es y le da mucho más mérito de lo que podríais creer. Es un thriller, pero por los pelos. Tiene en realidad más de paseo por los infiernos que de argumento y apuesta primero por lo efectista y exagerado, antes que por lo crudo y sincero, cosa que podría haber sido mucho, mucho, más interesante.

Empezaré por lo mejor de la película, de lo que seguro que ya habrás leído en todas las demás reseñas o menciones sobre este film: Jake Gyllenhaal. El actor explota al personaje de Bloom, un psicópata voyeur a mitad de camino del Patrick Bateman de American Psycho y el Chuck Tatum de Ace In The Hole (El Gran Carnaval), hasta el hueso. Tiene mérito pues las limitaciones de la misma premisa que sustenta toda la película y al protagonista, le lastran a lo largo del metraje, pero sale a flote convirtiéndose en lo más brillante de sus 117 minutos. Lou Bloom es el único motivo para ver la película y más que suficiente.

Nightcrawler-review

 

El guión es bueno, sobre todo en su presentación del concepto general y algunos grandes momentos y sólo peca, acaso, de limitado. Es loable que logren traer el noir más sangrante al presente, pues aúnan, como las grandes películas del género en su era dorada, la credibilidad de lo cotidiano y la acidez del cinismo más descarnado. En mi opinión no hubiera sido necesario cargar tanto las tintas en lo retorcido del personaje y su industria y algo más de tridimensionalidad en el protagonista, algo de humanidad, sólo una pizca, hubieran hecho de la película algo mucho más penetrante e incómodo en el espectador; más perturbador.

Me temo que precisamente eso era de lo que querían huir. Querían crear un monstruo, señalar los fallos de la sociedad, de la industria televisiva, con brocha gorda y puntos de mira cristalinos. Dar al público algo que odiar, hacerles pensar un poco pero, me temo, en el fondo entregar un producto duro de masticar pero sencillo de digerir y, a la postre, no tan memorable como parecía. Apuntan y creo que aciertan de lleno en la difícil diana de ser aparentemente memorables, pero sustancialmente prescindibles. Algo que deja un buen y dulce sabor de boca aunque impresión sea amarga. Por cierto que el arrebato de rabia frente al espejo del prota está ahí sólo para poder meterlo en el trailer. Lo que sobra.

nightcrawler-jake-gyllenhaal-2

Entrando en lo peor de la película tengo que mencionar a los personajes secundarios. No critico a los actores que les dan vida, pues hacen buenos trabajos con papeles flojos. Si el protagonista iba a estar escrito en negro sobre blanco, al menos lo que le rodea debería estar cargado de grises, de realidad. Sin embargo la mayor parte de los escasos personajes de reparto son fantoches de pose sencilla y evolución previsible. Concretaré sobre los dos principales: Nina, la directora del programa matutino de escándalos y morbo y retorcido interés romántico, a cargo de Rene Russo, es un personaje interesante, que podría haber sido mucho más poderoso si le hubieran dejado brillar. Hubiera podido ser la conexión entre humanidad y la vileza que le hacía falta a la película. Por desgracia no existe más que como sombra de Gyllenhaal, como un eco de su personaje.

Por otro lado el asistente del protagonista, Rick (Riz Ahmed) tiene más sustrato, pero no el suficiente desarrollo. Se mantiene en una incómoda e improbable posición durante toda la película como el reticente sufridor desesperado por ganar algo de dinero y no crece con la historia como debería. Sólo en un momento dan un paso adelante para demostrar una evolución (quizás la única en toda la película), un desarrollo, que por desgracia va acompañado de una clarísima premonición de cómo terminará, lo que le quita credibilidad. Además, poco después, hacen regresar al personaje a su posición previa, como si aquello no hubiera sido más que un malentendido. En todo caso Riz Ahmed ofrece la segunda mejor actuación de la película.

rizahmed

En definitiva es una película pensada para impactar y criticar a un público y una sociedad que me son ajenos, y se nota. Supongo que si eres blanco, con pasta, coche grande y vives en un suburbio decente de una ciudad indecente de los Estados Unidos, estas historias sobre manipulación sangrienta de la violencia real, pueden golpearte más hondo, o la menos más cerca. La enrevesada cultura corporativa del protagonista, la cultura del hombre hecho a sí mismo, del aparentar antes que ser y las montañas de mentiras, seguro que causan mucho más impacto allá que acá.

 

En España (y toco madera), los programas matutinos siguen hablan de fútbol, cotilleos y productos de belleza; lo que ya es sucio de sobras.

You may also like

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.